| INICIAR SESIÓN

Cómo ser más productivo en el trabajo de oficina

Si tienes la sensación de que la jornada laboral no es lo suficientemente larga es posible que tengas mucho trabajo o que no estés organizando bien tu tiempo. En cualquier caso, hay varias maneras en las que puedes aumentar tu productividad. En este post te explicamos cómo puedes ser más productivo en el trabajo usando estos trucos que dan los expertos en gestión del tiempo.


Cómo ser más productivo en el trabajo

Las investigaciones muestran que realizar pequeños cambios en nuestros hábitos diarios contribuye en gran medida a ser más productivos en el trabajo. Algunas recomendaciones que puedes seguir son las siguientes:

Madruga

Ya lo dice el refrán, a quien madruga Dios le ayuda. Pero, más allá de la sabiduría popular, empezar a trabajar a primera hora tiene varias ventajas. Y es que así puedes disponer de un par de horas de tranquilidad sin llamadas telefónicas ni correos electrónicos llegando cada diez minutos. Aprovecha ese tiempo libre de distracciones para hacer frente a las tareas más importantes del día.

Sigue la regla 1-3-5

Esta regla desarrollada por la experta en productividad Alexandra Cavoulacos establece que en un día de trabajo puedes lograr una cosa grande, tres cosas medianas y cinco cosas pequeñas. Esta norma aconseja limitar la lista de tareas diarias a esas 9; una forma de priorizar y evitar los objetivos poco realistas.

Sigue la regla 1-3-5 para organizar tu día de trabajo y tendrás claras las tareas a realizar, evitando los tiempos muertos.

Limpia tu mesa

La productividad se dispara si puedes conseguir las herramientas que necesitas para completar tu tarea lo más rápido posible. Si el papel que tienes que leer se encuentra en algún lugar debajo de la gran pila en el extremo del escritorio, tardarás tiempo encontrarlo o imprimir otra copia, lo que acaba ralentizando todo tu trabajo.

Programa menos reuniones

Las reuniones suelen ser uno de los ladrones de tiempo más voraces, aparte de que en muchos casos resultan innecesarias y poco productivos. Así que lo recomendable es tener cuantas menos reuniones mejor y, si es posible, hacerlas por videoconferencia.

Cuídate

No es ningún secreto que el ejercicio aumenta los niveles de energía y te hace sentir mejor. Se ha demostrado que el ejercicio mejora la capacidad de concentración, la motivación y la disciplina, además de reducir el estrés. Añade a esto una dieta saludable y noches con ocho horas de sueño, y estarás en el estado de forma ideal para rendir al máximo en la oficina.

Sociedad limitada unipersonal o autónomo, ¿qué elegir?

Cuando alguien decide empezar una actividad empresarial por su cuenta una de las primeras preguntas que se hace es si le conviene más darse de alta como autónomo o crear una SLU. ¿Es mejor ser autónomo o sociedad limitada unipersonal? Ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Las repasamos a continuación.

Sociedad limitada unipersonal o autónomo

Para decidirse por uno u otro modelo, nada mejor que conocer las diferencias entre una sociedad limitada o ser autónomo en varios puntos fundamentales:

Impuestos

En lo que más suele fijarse la gente para elegir entre autónomo o SL es la cantidad de impuestos que tendrá que pagar.En lo que más suele fijarse la gente para elegir entre autónomo o SL es la cantidad de impuestos que tendrá que pagar.

  • Las sociedades pagan el impuesto de sociedades. En España, el tipo general es del 25% de los beneficios de la empresa, lo que se conoce como base imponible. No obstante, existen tipos reducidos, por ejemplo, el 15% a emprendedores o el 20% a cooperativas.
  • Los autónomos pagan el IRPF cuyo tipo aplicable varía entre el 19% y el 45% según la base imponible. A medida que aumenta esta, aumenta el porcentaje.

Por tanto, mientras que el impuesto de sociedades permanece invariable independientemente de los beneficios de la empresa, el IRPF crece conforme aumentan los beneficios. Por eso se estima que a partir de los 30.000-40.000 euros anuales limpios una SL tributa menos que un autónomo.

Responsabilidad

La SL establece una responsabilidad limitada. Solo responde con el patrimonio de la sociedad en caso de deudas frente a terceros. Por el contrario, los autónomos pueden verse obligado a responder con su patrimonio personal, lo cual es una desventaja.

Trámites

Hacerse autónomo en España es rápido. Los trámites de constitución se pueden hacer en uno o dos días. Por el contrario, una sociedad limitada puede tardar entre 5 y 30 días en tenerlo todo listo. Además, en el caso de los autónomos, los trámites son también más baratos.

Costes iniciales

Mientras que un autónomo puede empezar a trabajar sin ningún capital inicial, la sociedad limitada debe depositar en el banco un capital social de, al menos, 3.000 euros. Sin embargo, las SL suelen tener un mejor acceso a financiación.

Imagen corporativa

Las SL dan una imagen más profesional. Esta visión seguramente se basa más en tópicos y prejuicios que en datos reales, pero cualquier cosa que aumente la confianza de clientes e inversores es un punto positivo.

Cada caso es único, pero, por norma general, la mejor opción puede ser empezar como autónomo y, una vez que el volumen de facturación crezca lo suficiente, pasar a sociedad limitada.

Si te interesa el tema, no dejes de leer nuestro post sobre tipos de sociedades mercantiles en España.

soporte@facturascloud.com