| INICIAR SESIÓN

Cooperativas de facturación: ¿Qué son y cómo funcionan?

Los autónomos españoles soportan una de las presiones fiscales más altas de Europa. (El triple que Portugal, por ejemplo).  Una situación que empuja a muchas personas a arriesgarse a facturar sin ser autónomo (si realizan trabajos esporádicos de poca importancia) o buscar alternativas como las cooperativas de facturación.


¿Qué son las cooperativas para facturar?


Las cooperativas de facturación se anuncian como empresas para facturar sin ser autónomo. Este tipo de plataformas funciona de la siguiente manera:

  1. El trabajador se registra como miembro de la cooperativa.
  2. Para facturar los servicios a un cliente, la cooperativa da de alta al trabajador en la Seguridad Social de forma temporal (semanas, días…).
  3. A partir de entonces es la cooperativa la que emite las facturas al cliente y deduce los impuestos correspondientes.

¿Qué ventajas tiene facturar por cooperativa?


Al facturar sus trabajos a través de la cooperativa, el trabajador evita tener que darse de alta como autónomo, con el ahorro que eso conlleva en cuota mensual e impuestos. A cambio la cooperativa se lleva un porcentaje de cada factura, además de la cuota de ingreso en la plataforma.


El trabajador sale ganando. Puede trabajar por su propia cuenta pero sin las desventajas de ser autónomo. (A efectos prácticos sería trabajador de la cooperativa).

¿Facturar sin ser autónomo en una cooperativa es legal?

Las cooperativas para facturar se registran como cooperativas de trabajo asociado. Un modelo que está pensado para grupos de profesionales que realicen un mismo proyecto o se enmarquen en un sector común para todos ellos. El ejemplo más habitual sería el de los agricultores que se asocian para crear una cooperativa y vender sus productos.


Sin embargo, las cooperativas de facturación online se mueven en un terreno gris. El Ministerio de Empleo las acusa de fraude y dice que su único objetivo es proporcionar una tapadera a la economía sumergida. Se basa en que no hay vinculación entre los miembros de estas cooperativas. No trabajan para un fin común y no se puede decir que compartan una actividad profesional.


Este mismo verano saltaba la noticia: El Ministerio de Empleo ordenaba la disolución de la cooperativa Factoo, una de las más conocidas. Asimismo, sus usuarios están siendo investigados por fraude a la Seguridad Social ya que Trabajo considera que solo buscan esquivar la obligación de darse de alta como autónomos.

No sabemos en qué acabará todo esto, pero parece que el problema de la facturación esporádica de pequeños trabajos aún está lejos de solucionarse.

soporte@facturascloud.com