| INICIAR SESIÓN

Cómo desgravar: Qué cosas se pueden desgravar

Una vez al año, llega el temido momento para la mayoría de los trabajadores por cuenta propia: realizar la declaración de la renta. Este proceso implica el pago del Impuesto sobre la Renta (IRPF), que puede llegar a ser realmente elevado si no se conocen los caminos para reducir ese impacto económico.


Si eres nuevo en el tema de la declaración, posiblemente no sepas cómo desgravar ni qué cosas se pueden desgravar. Sigue leyendo para adquirir los conocimientos necesarios sobre el proceso, y evitar que tu IRPF sea excesivo.


Cómo desgravar

Los gastos deducibles son aquellos que están directamente ligados a una determinada actividad económica. Además, para poder desgravar esos gastos, es necesario justificarlos, por medio de facturas debidamente cumplimentada con los datos del trabajador y el cliente. Los tiques y otros recibos solo se aceptan en casos muy específicos para disminuir el IRPF. Acuérdate de guardar a buen recaudo todas tus facturas, por un periodo de hasta 5 años, que es el tiempo en que Hacienda te puede pedir explicaciones acerca de tus actividades comerciales.


Qué cosas se pueden desgravar

La normativa cambia en cada comunidad autónoma en cuanto a la política de deducciones. Sin embargo, existen algunos campos a tener en cuenta para desgravar más en la declaración de la renta.

Factores personales

El número de hijos y su edad, la situación de los hijos, la presencia o ausencia de cónyuge, tener a cargo personas mayores… Son varias las cuestiones personales que pueden desgravar, y que en la mayoría de ocasiones se pasan por alto.


Situación laboral

Desplazamientos, discapacidad y otras situaciones especiales también pueden suponer una reducción importante del IRPF.


Vivienda

Tanto si eres propietario de una vivienda, como si eres inquilino en un piso de alquiler, puedes consultar diversas opciones para deducirte parte de los gastos de tu domicilio habitual.


Cláusula suelo

Según el Real Decreto de 2017, las cláusulas suelo no se consideran renta, de modo que no afectarían a la declaración. Sin embargo, existe una excepción a esta norma, y se da en caso de que sí fuesen consideradas como renta en su momento.


Propiedades

En caso de poseer viviendas que no sean el domicilio habitual, también se pueden incluir ya sean compartidas o usadas para su arrendamiento. Algunas comunidades premian el alquiler a jóvenes con deducciones fiscales.


Ingresos por patrimonio

En esta categoría cabe cualquier elemento de valor que se pasa por alto por desconocimiento. Incluye todos los bienes adquiridos en el ejercicio correspondiente, ya sean vehículos, residencias, o cualquier otro tipo de bien material.


Qué cosas NO se pueden desgravar

Los recibos o tiques de compras realizadas en comercios como supermercados, bares, tiendas de ropa o transporte público, no son deducibles. Tampoco lo son las multas o sanciones, las pérdidas del juego, los donativos o los gastos vinculados con paraísos fiscales.


Lo más recomendable a la hora de hacer la declaración de la renta, es utilizar el sentido común, y asegurarse de poder demostrar mediante facturas todo aquello que se utilice para minimizar el pago de impuestos. Ya sabes cómo desgravar y qué cosas se pueden desgravar, ¿cuántas de ellas incluyes en tu declaración de la renta?

soporte@facturascloud.com