| INICIAR SESIÓN

Factura proforma o presupuesto: ¿cuál es mejor?

Si eres una de esas personas con carácter emprendedor, tal vez estés pensando en montar una empresa, o te encuentres en plena creación de la misma. Sea como fuere, puede resultarte muy útil conocer los distintos documentos que podrás presentar a tus futuros clientes antes de formalizar una venta, y saber cuándo utilizar cada uno. Entonces, te interesará saber: factura proforma o presupuesto, ¿cuál es mejor?


Factura proforma o presupuesto

Antes de decidirte por uno de estos documentos, es necesario definir exactamente qué es cada uno y qué funciones cumple, porque así será más fácil que entiendas sus diferencias.


Qué es una factura proforma

La factura proforma no se trata de una factura normal. No tiene validez fiscal ni contable. Se trata de un documento que incluye datos concretos acerca de una oferta comercial provisional que un determinado vendedor hace a un comprador. Su finalidad es ofrecer una información detallada y completa al comprador, para que disponga de todos los datos necesarios acerca de los productos o servicios que se dispone a adquirir.


Una factura proforma no supone un compromiso por parte del comprador, ni una obligación de pago, aunque es posible convertirla en una factura comercial si existe la aceptación concreta del comprador. Se utiliza principalmente en comercio internacional, incluyendo todos los datos relevantes que más tarde darán forma a la factura definitiva, pero dejando claro que no es un documento con validez fiscal.


Qué es un presupuesto

Un presupuesto es una planificación y estimación del coste de un producto, obra o servicio, expresado en términos monetarios. Tiene carácter orientativo para el cliente o comprador, y puede verse sometido a diversos cambios mientras no se formalice la venta. Se trata de un documento, más o menos detallado, donde se incluye una propuesta económica que el comprador puede estudiar detenidamente.


En la mayoría de los casos, los presupuestos los realizan aquellas personas físicas o empresas que ofrecen un servicio que no tiene un precio fijo, de modo que resulta de vital importancia llegar a un equilibrio entre ser competitivo y no devaluar el trabajo. Solo de esta forma, el presupuesto será moderado y tenido en cuenta por el cliente. Para hacer un presupuesto equilibrado, hay que tener en cuenta que se cubran costes, que haya un margen de beneficios, el precio de mercado, y posibles promociones.


Cuál es mejor

Se puede decir que ninguno es mejor, ya que cada uno sirve para un propósito y se deberá utilizar en una situación determinada. Como conclusión, la principal diferencia entre ambas, es que, el presupuesto es un documento menos formal, que no tiene validez más allá de la palabra de quien lo presenta; y la factura proforma, es un documento que contiene información más clara, avanzada y relevante, acerca de la operación que se va a llevar a cabo entre ambas partes, y que tendrá que ser respetado en caso de que el acuerdo se lleve a cabo.


Como ves, es fácil decidir entre factura proforma o presupuesto, dependiendo de la información que quieras dar a tu cliente, y el grado de compromiso que quieras mantener con él. ¿Conocías la diferencia entre presupuesto y factura proforma? Déjanos tu comentario.

soporte@facturascloud.com