Países con mejor fiscalidad en Europa

              



Los empresarios y profesionales autónomos europeos buscan de manera constante la mejor región o localidad en la que asentar su domicilio fiscal y, de esta forma, disfrutar de los mejores beneficios en base a la regulación y normativa que haya en cada zona.

Cuando se habla de fiscalidad, se está haciendo referencia al conjunto de leyes, normas y procedimientos que establece Hacienda en relación a las tasas e impuestos que deben regir el Estado correspondiente. Lo cierto es que cada país es un mundo en este sentido y es precisamente por ello, por lo que los empresarios y trabajadores autónomos cada vez con más frecuencia, analizan qué tipo de fiscalidad hay en Europa, en base al país en el que quieren asentarse. Es importante tener claro que no todas las regiones tienen establecidas las mismas normas, por tanto, no será lo mismo montar un negocio en España, que en Reino Unido o Francia, por poner varios ejemplos.

En muchas ocasiones se suele caer en el error de fijarse únicamente en los grandes países europeos, sin embargo, esto puede hacer aún más difícil la creación de una entidad y es por ello que los expertos suelen recomendar analizar todos los países y, sabiendo su fiscalidad, así elegir entre uno u otro. En este sentido, son pocos los que se decantan por Estonia, ya que se trata de una región europea que, a priori, no es demasiada atractiva para este fin. No obstante, facturar con sociedad estoniana es más fácil que en otros países, debido a las tasas que se han establecido y a los porcentajes. Lo cierto es que es una buena opción para poder comenzar una andadura empresarial, pero, antes de lanzarse a la aventura, es fundamental conocer algunos detalles sobre este proceso.


Todo lo que hay que saber para abrir una empresa en Estonia

Si se hace una comparación rápida con respecto a España, abrir una empresa en Estonia es bastante más sencillo. En primer lugar, las entidades estonianas no tienen que pagar impuestos, siempre que ese dinero se siga quedando dentro de la propia empresa. También hay que decir que lo ponen muy fácil en el caso de que haya que pagarlos, ya que se pueden llevar a cabo los trámites de manera online cómodamente.

Además, abrirse una cuenta en una entidad bancaria de Estonia es un proceso gratuito, a lo que se suma que los dividendos son menores, siendo el porcentaje del 14%. Y finalmente, hay que tener en cuenta que en Estonia permiten el uso de criptomonedas, algo que facilita bastante dentro del sector.


¿Qué otros países europeos lo ponen más fácil?

Además de Estonia, otros países de Europa también lo ponen bastante fácil a la hora de abrirse una empresa. En comparación con España, ser residente a alguno de estos países que se detallan a continuación, traerá mayor número de beneficios y es por ello que cada vez son más populares entre los antiguos y nuevos empresarios. Independientemente del tipo de entidad que se desee establecer o crear, con la fiscalidad de estos países todo será casi en un abrir y cerrar de ojos. ¿Qué países europeos presentan menores impuestos?

Bulgaria

Aunque parezca increíble, Bulgaria es el país con las tasas de impuestos más bajas de toda la Unión Europea. En este sentido, hay que decir que en el caso de decantarse por Bulgaria, lo que hay que hacer es vivir allí y se paga solo el 10%, siendo obligatorio tener la residencia durante 183 días como mínimo. Hay que decir que este país presenta bastante flexibilidad y libertad a la hora de llevar a cabo operaciones con entidades bancarias y por consiguiente, se puede abrir una empresa fácilmente.


República Checa

Otro de los países que presenta una tasa de impuestos bastante baja, en comparación con otras regiones de Europa. En este sentido, hay que decir que el impositivo fijo del país es del 15%, a lo que hay que añadir que permiten una mayor deducción de impuestos en ciertas ocasiones. De hecho, muchos de los negocios pueden llegar a deducirse hasta el 60%, lo que supone una gran ventaja para ellos. Lo único que hay que tener en cuenta es que el Gobierno exige una residencia real en el país para poder disfrutar de estos beneficios.


Georgia

Debido a su ubicación entre Europa y Asia, Georgia se ha convertido en un destino cada vez más popular para los empresarios, donde apenas hay que pagar impuestos. Ofrece la posibilidad de trabajar a tiempo parcial sin tener que abonar impuestos e incluso, poder establecer la residencia fiscal en el caso de que se tengan grandes ingresos.


Malta

Otro de los países con impuestos muy bajos, que apenas llegan al 5% si se trata de empresas no residentes. La gran ventaja es que el país no obliga a tener presencia física en sus islas, por lo que permite establecer un domicilio fiscal sin necesidad de tener la residencia real.


Portugal

En el caso de Portugal, los extranjeros que quieran establecer su domicilio fiscal en el país y que se consideran residentes no habituales, podrán disfrutar de la ventaja de no tener que pagar impuestos por un periodo de 10 años. Un tiempo más que suficiente para poder solicitar el permiso de residente y beneficiarse de los bajos impuestos que pagan los portugueses.

Además de los mencionados, otros países como Reino Unido o Suiza también ofrecen nuevas oportunidades y beneficios para las empresas que desean asentarse en la región. En cualquier caso, para conocer con más detalle todo lo que ocurre en el sector, lo explica Nomad Capitalist en uno de sus vídeos en el conocido canal de YouTube. Gracias a él, los emprendedores o empresarios que quieran dar un giro a su negocio, podrán aprender algunos métodos y técnicas para hacerlo de la mejor manera posible, teniendo en cuenta los datos fiscales que presentan los países europeos e incluso pudiendo hacer una buena comparativa. Todo con el objetivo de alcanzar el mayor de los éxitos y tener un buen ahorro en costes.

Si te ha gustado este contenido, te agradeceríamos que lo compartieras: