Cómo hacer un plan de negocio y sus partes

              

¿Qué es un plan de negocio?

Si estás pensando montar un negocio, es fundamental hacer un análisis previo que te permita conocer todos los detalles del mismo. Solo de esta manera puedes hacerte una idea global del reto al que te enfrentas y las posibilidades que tienes de convertirlo en un éxito.

El plan de negocio es precísamente el documento escrito donde queda reflejado todo este análisis. Es resumidas cuentas el documento donde se cuenta:

  1. Cuál es la idea del negocio y qué objetivos tiene.
  2. Qué valor tiene con respecto al mercado y la competencia.
  3. Qué estrategia se va a poner en marcha.

A pesar de que se considera algo imprescindible antes de empezar cualquier negocio, algunas empresas siguen prescindiendo de él o no saben qué hay que poner exactamente. Si este es tu caso, esperamos que este post te ayude a reflexionar sobre ello y a crear el tuyo.


¿A quién le interesa el plan de empresa?

  • Tú eres el máximo interesado: Parece una obviedad, pero tú y tus socios vais a ser los máximos interesados en el plan de negocio. Este documento te va a permitir conocer de cerca el estado del mercado y cómo de viable es la idea de tu empresa. Además te servirá como herramienta para planificar el proyecto, conocer debilidades y fortalezas, así como conocer a la competencia.
  • Tus inversores: Aunque lo desarrollamos con más detalle en el siguiente punto, tus posibles inversores necesitan saber qué les estás presentando ¿por qué han de invertir en tu idea y no en otra?. Además, este plan de negocio también te permitirá en muchas ocasiones optar a ayudas y subenciones.


¿Qué partes tiene un plan de negocio?

El plan de negocio no es un documento legal y por tanto no hay un formato obligatorio. Sin embargo, sí existe un estándar usado por la mayoría de empresas. Este estándar incluye los siguientes elementos:

  • Resumen ejecutivo: El resumen ejecutivo es en realidad un resumen del plan de empresa. Es útil cuando un emprendedor está buscando inversores para su idea porque es lo primero que leen y de ello dependerá que lean el resto del plan. Debes considerarlo como tu carta de presentación y por lo tanto, ha de estar personalizado según sea el inversor al que se lo estés presentando.

  • Definición de lo que vas a hacer: En esta parte de tu plan de negocio debes describir claramente en qué consiste el negocio y cuales son los objetivos del mismo. Es un punto fundamental porque va a definir la esencia de tu empresa, a qué se va a dedicar y cuál es su modelo de negocio.

  • Estudio de mercado: Este es el estudio que describe la carencia que has identificado en el mercado y que tú vas a cubrir, cuales van a ser tus potenciales clientes y cuál es tu propuesta de valor para darle solución. Si vas a empezar un negocio, debes conocer a la perfección el contexto en el que se va a desarrollar tu actividad.

    También es muy interesante intentar conocer las barreras de entrada que van a tener tus competidores para acceder a tus clientes (cuando los tengas). Quizá te estás diferenciando de la competencia porque tienes una patente o quizás es porque tienes un conocimiento que el resto no tiene. Este tipo de cosas son las que te pueden hacer especial y por tanto, muy atractivo para un potencial inversor.

    Y no te olvides de algo muy importante hoy en día...¿Cómo encuentran tus potenciales clientes lo que buscan? Preguntas como ¿Qué palabras clave usan cuando buscan en Google? o ¿son clientes que usen Facebook o Twitter? o ¿Tienen mi competencia artículos en su blog corporativo que les sirven como gancho para atraer a esos posibles clientes?. Recuerda que las redes sociales o buscadores como Google pueden convertirse en tu mejor escaparate al mundo y de ahí la importancia del posicionamiento SEO.

  • Análisis de la competencia: Es importante analizar a fondo a la competencia. No cometas el error de pensar que no tienes competencia o que tu competencia es pequeña y poco cualificada porque en un alto porcentaje de los casos, eso no es cierto y seguramente el problema es que no has dedicado suficiente tiempo a realizar este análisis. La pregunta importante es... ¿Puede que un posible cliente les compre a ellos en lugar de a tí? Si la respuesta es afirmativa, entonces son tu competencia.

    En este proceso debes averiguar quien es esa competencia, qué productos y servicios están ofrenciendo, qué precios tienen, qué descuentos comerciales realizan, qué estrategias siguen, qué debilidades y fortalezas tienen etc. ¿Qué hacen ellos mejor que tú? ¿Qué haces tú mejor que ellos? Necesitas responder estas preguntas para saber cómo hacerles frente, poner foco en los aspectos que debes mejorar y poner en valor aquellos aspectos en los que tú eres mejor.

  • Explicación del producto o servicio: Una vez que ya conocemos el mercado y a la competencia, es el momento de explicar el producto o servicio que vas a poner en marcha para resolver el problema o carencia que has identificado. Ha de quedar claro con todo detalle en qué consiste, qué contiene, sus características y sobre todo, qué es lo que le hace diferente del resto.

    A la hora de definir este producto, no debes perder de vista lo más importante... ¿Los clientes van a pagar para solucionar el problema que resuelve tu producto o servicio? ¿Realmente tu producto o servicio resuelve el problema?

  • Estrategia de marketing y ventas: Aquí se detallan los planes de marketing que se van a poner en marcha para vender y publicitarse. Por ejemplo, anuncios en prensa, creación de una web corporativa, creación de un blog corporativo, posicionamiento SEM en Google y redes sociales etc.

    Si estás buscando inversores has de tener muy presente este apartado. Tus inversores necesitan comprobar que tú sabes y puedes vender el producto o servicio que ofreces. Por muy bueno y brilante que sea ese producto o servicio, si no eres capaz de venderlo, de poco habrá valido el esfuerzo.

  • Organización: La organización va a describir de forma concisa el equipo humano que va a formar parte de la empresa, desde el CEO hasta el empleado de menor cargo. No olvides que lo que define a una empresa son sus personas y por eso, aunque pueda parecer lo contrario, este es un aspecto tan importante como todos los demás.

    Desde el punto de vista de los inversores, este punto es especialmente relevante para hacerles ver el expertise y know-how que tienes en la empresa para poder llevar a cabo tu idea.

  • Plan financiero: El plan financiero es uno de los elementos más importantes del plan de empresa puesto que de él depende la viabilidad económica del negocio. Se incluyen tanto la previsión de gastos (puesta en marcha y funcionamiento) como la previsión de beneficios.

    Todo negocio de nueva creación requiere de una inversión inicial que, si todo sale según lo planificado, se irá recuperando poco a poco a medida que se vayan generando ingresos. Tanto el dinero que necesitas inicialmente para comenzar, como la proyección de recuperación de la misma son puntos fundamentales para convencer a tus inversores. Para poder realizar esta proyección deberás plantear respuestas a preguntas como ¿cuánto me cuesta a mí producir el producto o servicio? o ¿qué márgenes voy a aplicar?.

Contar con un plan de empresa bien redactado te permitirá tener más claro el rumbo de tu negocio. Además, es un requisito indispensable si buscas inversores.

Te recomendamos este video de cómo crear un plan de negocios


Ejemplos de un plan de negocio

Son muchos los sitios por internet que ofrecen ejemplos de planes de negocio donde puedes contrastar todo lo que te hemos contado en este post. Nosotros hemos estado revisando muchos de ellos y te pondemos recomendar los siguientes:

¿Eres una pyme o autónomo?

Prueba nuestro programa de facturación gratis.

Si te ha gustado este contenido, te agradeceríamos que lo compartieras: